El Afilar Es Un Tema Mas Que Nada Abrasivo

This is a Spanish translation of Paul’s post Sharpening Is Mostly An Abrasive Issue from 16 December 2014. Thank you Carlos!

traducción del inglés por Carlos J. Collazo 


El título de esta entrada parece ser casi una contradicción. Lo afilado y la abrasión. ¿Como es que funciona eso?

Afilar la mayoría de las herramientas cortantes y bordes cortantes de hojas no es particularmente complejo, pero sí llevará práctica para establecer los patrones del éxito garantizado para los métodos de afilar a pulso que te hacen un experto rápido y eficaz. Frecuentemente, comenzamos a afilar usando un guía de afilado que sí funciona para conseguir el filo cortante que necesitamos. Finalmente, vas a querer más, vas a querer sacar el filo más rápido para poder volver al trabajo verdadero que tanto amas.
DSC_0009

Como dije, afilar las herramientas cortantes y hojas cortantes no es complejo realmente, pero puede volverse mas difícil cuando pasas a tipos de acero más duros, como son los de alta velocidad, las aleaciones de aceros duros o los bordes cortantes hechos de tungsteno carbúrico. Es entonces cuando debes cruzar una raya para usar métodos mas industrializados. Entonces los abrasivos y cortadores de diamante combinan con la fuerza y la rapidez que se apoderan para proyectarte al mundo menos agradable de la abrasión industrial y del corte de metal. Así que es aquí donde he decidido hacer una pausa, a fin de presentar pensamientos y sentimientos en la forma mas concisa posible. La opinión es una cosa, y siempre hay mucho de ello, y la experiencia es otra, así que veremos los que pasa en la realidad del trabajo diario, en la mesa de trabajo.

La Experiencia Hace La Diferencia

Lo que he visto a lo largo de mis cinco décadas de afilar a diario y, claro está, de enseñar a los demás por miles como afilar, es mayormente la confusión. Hay mucho conocimiento
“de cráneo”, sí, pero eso parece no haber ayudado realmente porque lo que disipa la confusión son los saberes relacionales. Lo que he experimentado como norma es justo lo confudido que parece estar la gente cuando se trata de lo que en un tiempo era nada mas que un proceso sencillo
de afilar. Mi búsqueda entonces es ver si acaso no debemos mirar a lo que se requiere para lograr sacar el filo y sortear la confusión al desmontar los mitos y el misterio.

En esta época de la sobrecarga de información, he encontrado muy desafiante los excesos de información que pretenden ser consejos técnicos. Lo que la información no te da es la experiencia inmediata con las piedras, abrasivos y compuestos, así que lo que quiero tratar de hacer es usar los 50 años de afilar en la mesa de trabajo a fin de tender un puente y dar consejos que espero tengan sentido. Pienso que puedo ir al grano y podremos regresar a la sencillez que todos necesitamos.

Sobrecarga de Información

Estoy seguro que estaré calificado como entre los sobrecargardores de información para cuando esta entrada sea leída. Disculpas, pero hay que decirlo. Esta semana un estudiante me preguntó acerca de los equipos para afilar y saqué un catálogo popular de herramientas para ayudarle entender cuales sistemas o piedras le servirían mejor. Todo a fin de comparar lo que estaba en oferta y guiarla a tomar decisiones informadas. No importa cuánto lo intenté, no hubo manera que eso siquiera fuera posible.

El presupuesto de la señora era alrededor de £30 máximo. Al hojear el catálogo, uno no se tardaba mucho en notar que £30 no alcanza para mucho si lees lo que tienen para decir del asunto los vendedores y fabricantes. El hecho era que si los escuchabas en cualquier medida, gastarías cientos libras esterlinas mas de lo que realmente necesitas and acabarías con mucho mas de lo que necesitas. Hojeando un poco mas las páginas, de pronto me paró y me preguntó, “Cuánto de todo esto necesito?” Con tantas páginas de solo afilar ella preguntó: Cómo jamás será posible entender una cuestión tan compleja habiendo tantos equipos requeridos para afilar un cincel y un cepillo. Fue en este punto que la paré y conté las 21 llenas páginas y me dí cuenta que la confusión estaba en la gran gama de cachivaches y cosas innecesarias en oferta y si fuera yo un principiante también estaría confundido.

¿Son necesarias las máquinas?

La respuesta rápida es, en general, no, pero es posible que desees tener acceso a una para el trabajo de amolado mas pesado a fin de restaurar o restablecer los filos mal amolados, dañados, o defectuosos. Para eso son útiles. Son muchas las cosas que han cambiado el rostro de la ebanistería y el trabajo de la madera, entre las cuales no se excluye la industrialización de aspectos de artesanía que una vez tomamos por descontado ser manuales. Hoy en día en el afilado, la mayoría de las personas usan un sistema mecánico de amoladura, sea una rueda de amolar electrónica mas simple, con dos ruedas de diferentes grados de grano de muela, un amolador horizontal de enfriamiento por agua y de riego continuo, amoladores verticales y horizontales con correas abrasivas y discos de algún tipo, entre otros casos. Todo esto, por supuesto, abrió una esfera masiva de ventas para que los vendedores vendan las mercancías de los gigantes abrasivos industriales como Norton y 3M y así que cuando tu agregas a esta ecuación los diferentes tipos de piedras y tamaños, los diferentes granos de muela abrasiva de todo nivel y correas y compuestos con sus grados también, pronto acabarás considerando un centenar de productos que a los que son nuevos al mundo del trabajo de madera puedan creer necesarios. Pienso que aquí será un buen punto para decir que en general, cuando tienes cinceles y bordes cortantes en buen estado general, no necesitas ningún tipo de máquina de amolar para afilar tus herramientas de bordes cortantes.

Los catálogos compiten con las viejas marcas al suministrar baratijas y malas copias

Lo que ha pasado con los abrasivos de amolado por máquina también ha pasado en otras frentes, incluso. Ahora tenemos las piedras naturales de agua, de diamantes, una gama monstruosa de piedras sintéticas de diferentes tipos de partículas duras y granos de muela abrasiva demasiado numerosos como para mencionarlos por sus nombres. Además y por encima de eso, hoy en día todo está duplicado. Cuando Asia y el occidente abrieron las rutas de intercambio comercial hacia las fábricas intercontinentales y especialmente a las de Asia, una nueva tendencia comenzó con la réplica de líneas ya establecidas. En unos pocos años, las marcas de copias malas y de baratijas que venían copiando a los originales, llegaron a ser normal, con o sin licencias. La búsqueda para satisfacer lo que era entonces el consumismo occidental a precios convincentes y competitivos, abrió las puertas aún más y las compañías de ventas por catálogo por todo el mundo empezaron a ampliar sus ofertas. Aún las compañías de renombre dieron la espalda al honor de sus antepasados y se aprovecharon de la mano de obra mas barata. Spear and Jackson, Woodcraft, Rockler, e Irwin. Fabricantes de máquinas también tienen bienes y piezas hechas en el mundo anónimo de “en algún lado extranjero”. Los británicos y los americanos y algunos países de la Unión Europea se volvieron excepcionalmente adeptos a copiar ideas y que sus cosas fueran reproducidas en algún lado de las expansivas regiones de Asia a mitad de precio y menos. Eso significó que podían ofrecer ambos niveles uno a la par de otro a fin de poder ofrecerle a su clientela un precio reducido pero mas que todo para aumentar sus propias ganancias y competir. Todo lo que en un tiempo solo venía de lo que podemos quizás describir como un fabricante nacional de renombre, se hizo y de pronto podía conseguirse de otros suministradores “alternativos”, pero ya bajo los nombre de marca  propias de las compañías de ventas por catálogo.

Granos de muela abrasiva dura y blanda, aceros duros y superduros.

La realidad es que los diferentes abrasivos cortan el acero a diferentes velocidades. La diferencia depende de la dureza del acero y de las cualidades de abrasión de los diferentes abrasivos. Elegir un método de abrasión trae confusiones adicionales al ámbito de afilar. Hasta hace cuatro décadas, mas o menos, recuerdo que el afilar era realmente muy sencillo. Por lo general, los artesanos siempre usaban métodos de afilar a mano, y muchos aficionados pero no todos, preferían usar guías de afilado como una opción libre de riesgo y como un tipo de ayuda a la formación hasta que ganaran confianza y competencia afilando a mano libre. Usando las piedras japonesas, que eran mayormente naturales en aquel tiempo, ganó rápidamente en popularidad, principalmente porque los trabajadores en madera occidentales estaban en búsqueda de respuestas. DSC_0003Por alguna razón desconocida, los métodos sencillos de afilar fueron enterrados en algún sitio. Fue como si el arte de afilado, sin importar dónde, de pronto se había perdido, olvidado. Fue alrededor de ese tiempo que los métodos de afilado de piedras japonesas de agua y papel abrasivo (conocido por alguna razón como el método scary-sharp) se popularizó. Ambos métodos de alguna manera llegaron a entenderse como sistemas revolucionarias o sea una respuesta a todo problema de afilado. Por un lado tenías las piedras friables que cortaban rápidamente el acero pero que se fracturaban de superficie rápidamente. Esto entonces llevó a que las piedras tuverian cavidades severas que supuestamente necesitaban de un aplanamiento permanente y en alguna medida eso podría ser verdad. Eso lo examinaremos pronto. Por otro lado, las superficies abrasivas tales como los papeles y películas se rompían fácilmente y eran superficies de corta vida que tenían que cambiarse constantemente. Esto viene siendo un sistema muy caro para el afilado permanente o a largo plazo. Antes de llegar a este punto la mayoría de los trabajadores usaban por toda Europa y por supuesto América del Norte, piedras de afilar en aceite, sintéticas, o naturales. El porqué la gente se volvió descontenta con ellas, esto realmente no lo sé. Estas piedras abrasivas todas funcionaban y bien. Y de hecho, aún funcionan. Si andas corto de dinero, puedes sacar un borde cortante muy bueno con una piedra de afilar Norton de grano combinado y un asentador de cuero. La gran mayoría de los trabajadores que he visto estarían contentos que estos bordes son lo suficientemente buenos para crear buenos trabajos.

¿Y que quiero decir?

Bueno, quiero decir que hay unas y otras concepciones diferentes.  A algunas personas les gusta pasar una hora o dos afilando un borde a fin de sacar alisaduras prístinas en forma de rizo de la luz de un cepillo y que cautivan al usuario. Ellos quieren el cepillo finamente ajustado y nada mas raspar el borde de una tabla. Para ellos es terapéutico y relajante. Eso no tiene en absoluto nada de malo. Luego están aquellos que les encanta cepillar la madera mientras trabajan y crean mas allá o por debajo de la alisadura. Ellos perfeccionan la madera y la alisadura porque están interrelacionados para la ensambladura, la fabricación de paneles, y para nivelar, recortar y demás.

Guías de Afilado

El hecho de que yo nunca ví a un maestro artesano en madera usar un guía de afilado no quiere decir en absoluto que nunca lo usaban o usan. En mi ámbito no hay en absoluto nada de malo con esto por lo menos por principio. Yo uso uno de vez en cuando por diferentes razones y especialmente cuando experimento para el trabajo investigativo en que me comprometo. Sin embargo, para mí, no usar un guía de afilado de ángulo fijo me da mucha mas velocidad, economía de movimiento, tiempo, y por tanto, eficiencia. De igual importancia es el hecho de que me parece demasiado restrictivo con respecto al meneo que siento al usar una guía de ángulo fijo. Ahora bien, todo esto es en mi labor diaria general. Como dije, los guías de afilado sí tienen su lugar. Mira tú, es demasiado mecánico, claro está, pero eso también me previene de afilar para una tarea específica o preferencia particular que tengo, y me da la adaptabilidad total que me gusta y obtengo con el afilado a mano libre. P1010226No depender de los guías de afilado simplifica en cierta manera la tarea, siempre que veas que exige también un desarrollo temprano de destrezas. El problema usualmente es que las personas se sienten incómodas por lo menos al principio, y por lo tanto ellas a menudo se acogen a la guía de afilado. ¿Que pienso yo de esto? Bueno, nunca usé una bicicleta con rueditas de apoyo que yo recuerde, y claro me caía de vez en cuando en las primeras etapas de aprendizaje, pero una vez que llegué a dominar lo de mantener el equilibrio que requería, todo salió fácil. Conociendo tal libertad decidí nunca usar las rueditas de apoyo. Mi recomendación es que te compres quizás uno de los guías menos caras como el (único) que usamos aquí en la escuela. Es lo suficientemente fácil y rápido de configurar, fiable a utilizar, y de duración para toda la vida. También, se pueden comprar por menos de £10. Yo, de aprendiz, fui directo al afilado a mano libre a los 15 años de edad y me quedé con él por 50 años. Tardé como máximo unas pocas horas a lo largo de una semana mas o menos para ya tenerlo para toda la vida.

Espero que la siguiente entrada sobre estas cuestiones sea más interesante y esclarecedor.

 

 

 

1 Comment

  1. Xavi Molina on 12 February 2015 at 8:42 am

    Bravo! y grácias de nuevo.